Select language

15 febrero 2014

Sequía

Volver a sentir esa soledad y esa incomprensión que caracterizan esos días eternos, esos días que quieres que terminen, o que no empiecen, pero no puedes hacer nada por solucionarlo, no puedes quedarte tirada en la cama, debes levantarte y afrontar el día que te espera.

Volver a sentir ese vació en tu interior que quieres llenarlo de flores y arco-iris de colores que actualmente no están, se han ido, como un mago cuando desaparece y solo queda el humo blanco.

No lo buscaste, pero creíste haberlo encontrado, o que ello te encontró a ti.
Pero resulta que no, todo era una broma gastada por una cara burlona que te mira y no para de reír de lo mojigata e inocente que puedes llegar a ser.

Estas cansada, quieres tirar la toalla, porque piensas que esto no es lo tuyo, ya no estas a gusto, te sientes incomoda, ya no ves los detalles que un día te iluminaron la cara y hicieron que abrieras tu corazón.

Ahora tu cara se derrite en una mueca triste como un muñeco de cera gris y los pétalos que forman la flor de tu corazón se cierran porque se ha ido el sol que los mantenía abiertos. Te rodea un suelo de tierra cuarteada por la sequía de los últimos días, intentabas que no llegara a ese punto regándolo con gotas de amor que salían de lo más profundo de tu corazón.

Pero no se puede dar más cuando te falta lo que te impulsa a dar... a amar.